Colombia. Tribunal Popular contra Cerrejón. Cobertura sonora.

Estándar
Tribunal-5
La Guajira es una región de América Latina que comprende el departamento de la Guajira en Colombia y el municipio de la Guajira en Venezuela; siendo un enclave fronterizo entre Maicao y Paraguaipoa de suma importancia para el contrabando y trasiego de mercancías de todo tipo (alimentos, ropa, electrodomésticos y combustibles refinados). Es sin duda desde hace muchas décadas una zona de paso para la población mayoritaria que habita la región, los Wayúu (ver película de la cineasta venezolana Yanilú Ojeda Shawantama`ana).

Entre el asfalto, la sequía, la contaminación de ríos y lagunas (como la de Sinamaica del lado venezolano), aunado con la precarización de los habitantes; hay un conflicto ambiental que rebasa toda proporción de vida, convivencia y habitar. Sin duda, la explotación del carbón es, hoy por hoy, el conflicto que los une y los separa.

Tribunal-4Los días 7, 8 y 9 se realizó en el departamento de la Guajira, en los resguardos indígenas de Cerrohatonuevo y Provincial, el Tribunal: Agresión minera al territorio de la Guajira para visibilizar los daños acumulados generados por la empresa Cerrejón. Recorridos por zonas afectadas que sufrieron despojo por parte de la minera; la realización de ejercicios autónomos de consulta libre previa e informada para decidir el presente de sus territorios, junto con la conmemoración del treceavo aniversario del desalojo forzado y violento de la comunidad afrocolombiana de Tabaco, fue el conjunto de actividades enmarcadas en las Jornadas por la vida, la autonomía y la permanencia en el territorio que convocó el Resguardo Indígena Wayúu de Provincial Comunidad de Tamaquitos II, Resguardo Indígena Wayúu Cerrohatonuevo, Asociación de Autoridades y Cabildos Indígenas Wayúu del Sur de La Guajira (AACIWASUG), Junta Social de Pro-Reubicación de Tabaco, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y Censat Agua Viva-Amigos de la Tierra Colombia.

El Tribunal se dividió en tres bloques.

1er bloque Territorio, autonomía y cultura

Presentación del Tribuanl Popular contra Cerrejón

Introducción y contexto. Historia dela minería del carbón en La Guajira

Inicio Bloque 1

Testimonio Rogelio Ustate

Luis Misael Ipuana Wayúu Maicao y Luz Sarabaia presidenta acción comunal Las_Casitas

Nilson Ramirez representante Wayúu Tamaquito II Carmen Toro Sapuana comunidad La Jamichera y Roberto Ramirez representante legal Roche

Ramon Uriana comunidad indigena Palmarito y Samuel Aregocez afrocolombiano de Tabaco

Preguntas y respuestas al Jurado

2do Bloque  Derechos laborales y economía local

Derechos Laborales y Economia Local. Jairo Quiroz SINTRACARBON

Félix Torres afectado silicosis y tercerizados

Gobernador Wayíu Rafael Urriana y Juventudes Wayúu futuras generaciones

Preguntas y respuestas al Jurado

3er Bloque  Ambiente y salud 


Medio Ambiente y Salud. Introducción Gobernadores indígenas Provincial y Cerrohatonuevo

Gobernadores de Resguardos indígenas Provincial y Cerro Hatonuevo

Agustin Barbosa comunidad Patillas y Maricela promotora de salud reguardo indígena Provincial

Extrabajador de gaurdia y Yamelis Molina

Hermelinda Díaz comunidad desaparecida Caracoli y Francisco comunidad Oreganar organización negro cimarron

Desplazado caracoli y compositor

Preguntas y respuestas al Jurado

Palabras finales Jurado

Declaración final del Tribunal Ético y Político contra Cerrejón, en voz de las juezas y jueces


Declaración final del Tribunal

Escuchar audios en: http://caravanaclimatica.org/colombia-tribunal-popular-contra-cerrejon-cobertura-sonora/

Colombia: ¿Se acerca el fin de las grandes hidroeléctricas?

Estándar
El Movimiento Ríos Vivos ha llevado varias veces el debate sobre el modelo energético y política minero energética al congreso de la república. Allí se ha planteado que la producción de energía por medio de grandes hidroeléctricas es obsoleta. No obstante, los principales argumentos NO SON LA DEMORA DE LOS TRAMITES, son los grandes impactos sociales, ambientales y económicos de las represas, que también fueron citados por corte constitucional en la sentencia T-135 sobre la violación de derechos a las comunidades afectadas por EMGESA en la represa El Quimbo.
Bajo el actual modelo energético los beneficios se privatizan y los conflictos e impactos negativos se socializan, y el gran perdedor de este modelo es el Estado Colombiano, el gran ganador, las empresas que se lucran de todos los negocios asociados a la construcción de hidroeléctricas (cementeras, maquinarias, generadores, turbinas, camiones, fábricas de hierro, mineras de recebo, abastecedores de combustibles, entre otros)  y posterior comercialización de la energía producida. Si bien las represas generan empleos temporales, y algunas permanentes (en el caso del Quimbo serán 50 permanentes), son más los que se pierden con la destrucción de los cadenas económicas locales y la destrucción de la agricultura campesina y el barequeo ancestral.No obstante, los planificadores energéticos siguen buscando formas de generar energía de espaldas a las realidades rurales del país. No es posible que se planeen proyectos, grandes o pequeños, a base del despojo y pérdida de bienes naturales de TODO el pueblo Colombiano. El debate continúa…..

http://www.portafolio.co/negocios/fin-hidroeléctricas

¿Se acerca el fin de las grandes hidroeléctricas?

Octubre 4 de 2014 – 5:33 pm

Los problemas con las comunidades, las licencias y la lejanía de las zonas con potencial de los centros urbanos obstaculizan a los nuevos embalses de generación.

El desarrollo de grandes embalses de generación eléctrica en el país, podría ser una actividad en vía de extinción.
Pese al potencial natural que tiene el país para el desarrollo de este tipo de proyectos, cada vez es más difícil en Colombia avanzar en la construcción de un proyecto hidroeléctrico de gran magnitud.

Prueba de ello es que de las iniciativas de generación, de este tipo, que están en construcción en este momento ninguna está completamente al día. Y dos de los más grandes (Quimbo e Hidroituango) llevan más de un 29 por ciento de retraso, con respecto al cronograma.

“A corto o mediano plazo vemos tal vez 5 o 6 (proyectos hidroeléctricos nuevos) pero falta ver si los inversionistas detrás de ellos logran madurarlos. A muy largo plazo uno sí ve que la composición va a cambiar”, explica el subdirector de energía de la Unidad de Planeación Minero-Energética, Upme, Alberto Rodríguez.

El diagnóstico de esta entidad, encargada de planear el futuro de la energía del país es claro. La construcción de proyectos grandes de generación se ve frenada por demoras en las licencias ambientales, oposición de las comunidades cercanas a los proyectos, que incluso han frenado obras como Porce IV, una hidroeléctrica de 400 megavatios de generación que debía construir Empresas Públicas de Medellín.

Otra razón, tiene que ver con la distancia entre zonas con mayor potencial para desarrollar estos proyectos y los centros urbanos, lo que implica una mayor inversión en las líneas de transmisión que no siempre hacen viable estas iniciativas.

La industria comparte parcialmente el diagnóstico de la Upme. De acuerdo con Ángela Montoya, presidente ejecutiva de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen, si el Gobierno Nacional no le busca una solución definitiva a estos cuellos de botella va a dificultarse más la gestión de estos proyectos.

“Evidentemente, va a haber más proyectos filo de agua (que no requieren embalses) y embalses pequeños, se verá una expansión a ese nivel (…) Pero sí veo una necesidad de que el Gobierno acompañe paso a paso estos proyectos necesarios para la nación”, explicó Montoya.

Para el vicepresidente Generación Energía de EPM, Carlos Alberto Solano Bonnett, en efecto, el problema no es de recursos naturales porque el país tiene un alto potencial para desarrollar proyectos de generación hidroeléctrica.

“Conseguir la viabilidad de este tipo de proyectos es cada vez más difícil (…) Es esta realidad la que obliga a cambiar la estrategia para abordar el diseño, planeación, construcción y operación de los proyectos”, explicó el ejecutivo.

En parte, la designación de grandes proyectos como Quimbo e Ituango entre los Proyectos de Interés Nacional Estratégico, ha contribuido a destrabar algunos procesos.

De todas formas, a corto plazo la generación hídrica seguirá ocupando un importante rol en el desarrollo energético del país. En las últimas subastas de la Creg 69 por ciento de los proyectos ganadores son de generación eléctrica.

En los pronósticos de la Upme, también cuentan con el desarrollo de las energías renovables, estas fuentes podrán ganar más participación en la canasta energética nacional: “En nuestro registro de proyectos, en donde miramos qué intenciones hay, encontramos más bien pequeñas hidroeléctricas y algo de térmica. También hay alternativas que tienen componente eólico, e incluso estamos modelando hasta 400 o 500 megavatios en La Guajira”, explicó Alberto Rodríguez, de la Upme. Pero, para que estos nuevos desarrollos en realidad influyan en el porcentaje de aportes de la energía hidráulica al sistema, aún deberán pasar varios años.

En Colombia, más de dos tercios de la energía que se produce proviene de fuentes hídricas.

Nohora Celedón
nohcel@portafolio.co

Operacion Perfecta. Alfredo Molano. El Espectador

Estándar

http://www.elespectador.com/opinion/operacion-perfecta-columna-520599

Con las zonas de reserva campesina (ZRC), por ejemplo, ha incumplido de totazo el acuerdo de financiarles pequeños proyectos productivos. Lo hizo el año pasado y los suspendió como quien corta de un machetazo una cuerda. Y punto. Ni razón chica ni grande. La majestad del Estado, que llaman. Prometió también celebrar con entidades públicas programas conjuntos para contrarrestar la perversa tesis militar de que las ZRC son una retaguardia guerrillera. Ni siquiera fue capaz el ministro de enviar un delegado a saludar la IV reunión de zonas campesinas. En el fondo, el Gobierno demuestra un desdén grosero por lo que llaman los labriegos, que es una imagen palúdica de lo que es un campesino. No quiso saber, por la misma razón, que el censo agropecuario al que tanta propaganda le hace haya permitido saber cuántos campesinos hay en el país. La disculpa: campesino es un concepto muy poroso. ¡Qué terminacho! El eterno esguince etimológico. Más aún, con el argumento de que no se ha hecho una evaluación de las ZRC han paralizado la constitución de otras nuevas: Güejar, Puerto Rico, Sumapaz, Catatumbo. ¿Quién hará esa evaluación? ¿Qué participación tendrán las asociaciones campesinas en ella? ¿O será hecha a medianoche por técnicos de Planeación Nacional que sólo conocen los labriegos de Anapoima?

La Cumbre Agraria concentra una muy poderosa fuerza campesina que el Gobierno no puede desconocer. Después de la violenta represión de que han sido objeto los campesinos desde cuando destrozaron la Asociación de Usuarios (Anuc), su poder ha tardado en reconstituirse, pero ahí está vivito y coleando. El Gobierno la recibe con el nuevo proyecto de Ley de Tierras, que busca abrirles la puerta a las grandes empresas para seguir adueñándose de los baldíos nacionales. Desconoce el Gobierno la historia: la violencia agraria comenzó y se sostiene por la rebatiña de los baldíos desde fines del siglo XIX hasta ahora. La pelea de colonos y arrendatarios de Cundinamarca en los años 20, la de los campesinos de Sucre en los 70, la de los colonos de Caquetá hoy han sido causadas siempre por la apropiación de las tierras baldías que hacendados y empresarios ocupan a la fuerza. La nueva ley, por presión de palmeros y azucareros y, claro, de firmas multinacionales como Cargill Incorporated, ha adoptado la figura de alianzas productivas que son pura aparcería neoliberal, donde el que pone los gastos es el campesino asociado y el que recibe las ganancias es el benemérito empresario. El Gobierno negocia en La Habana una cosa y los gamonales, empresarios y terratenientes, otra. El Gobierno busca sustituir la figura de las ZRC con las Alianzas Productivas. Bonapartismo que no llevará a cosa distinta que mantener viva la tragedia de siempre: apropiación de baldíos. En los Llanos Orientales, en el sur de Bolívar, en el Magdalena Medio, primero entraron los paramilitares a desplazar campesinos y finqueros; el precio de la tierra se puso por los suelos y entonces entraron los palmeros, los agroforestales, los azucareros, a comprar baratas tierras que por ya tener posesión no figuraban como baldíos. ¡Operación perfecta!

Punto aparte. Conozco el río, he navegado muchas veces por sus aguas. Quizá la empresa de navegación, o quizá la empresa turística que dirigía la excursión, sea responsable del siniestro en el Amazonas. Pero la Armada Nacional no puede alzarse de hombros alegando que no puede estar en todas partes.

Arde el Putumayo: Teteyé El desarrollo no anda solo, tiene una larga cola de fuego.

Estándar

http://nota.elespectador.com/nodes/columnaelespectador/2014/09/n-519319.html

 

Alfredo Molano Bravo 27 Sep 2014 – 10:00 PM

Arde el Putumayo: Teteyé

El desarrollo no anda solo, tiene una larga cola de fuego. No entiendo por qué razón divina no hay petróleo debajo de la Plaza de Bolívar, ni en el Palacio de Nariño o debajo de barrios como Rosales en Bogotá, o El Poblado en Medellín, o en… Cali. Nada. Allá no hay ni oro, ni petróleo, ni carbón. Nada. Sería muy divertido ver salir al presidente en calzoncillos o a las señoras de los barrios residenciales a medio maquillarse y con un zapato sí y otro no, huyéndole al Escuadrón Antimotines y ver al intrépido general Palomino dando órdenes a sus hombres. ¿Por qué eso nunca pasa? Cada día son mayores mis dudas sobre la justicia divina.

El Putumayo es una de esas regiones que ni que fueran parte del Egipto de las siete plagas: primero pasó la devastadora horda de Hernán Pérez de Quesada matando indios, desbaratando comunidades. Después fueron los capuchinos catalanes, que en nombre de Dios y a rejo físico pusieron a su servicio a los naturales. Más tarde llegó la Casa Arana detrás del caucho de sus selvas. Esclavizaron a los indígenas y exterminaron comunidades enteras. El gobierno colombiano los uniformó para echarlos como carne de cañón contra el ejército peruano. Cuando salían de la guerra, llegaron los cazadores a matar tigres mariposos, perros de agua, cachirres, para exportar sus pieles. Las cosas se estaban calmando en el momento en que llegó la coca y detrás las mafias y detrás la guerra y más detrás la fumigación. Historia que continúa. Pese a que el Gobierno asegura que no está fumigando, las avionetas de los contratistas particulares de la Policía antinarcóticos lo siguen haciendo. La estrategia es para secar no sólo las matas de coca sino todos los cultivos, con el propósito evidente de sacar a los colonos de sus tierras y abrírselas a los ganaderos. Por eso muchos cultivadores están hoy trabajando en la costa pacífica, de donde los sacarán para abrirles esas tierras a los palmeros. Entre 1998 y 2006, el Putumayo fue territorio paramilitar: las masacres dejaron heridas que no cierran: El Tigre, Puerto Asís… Y así.

Desde los 60 llegó al Putumayo una nueva plaga: las empresas petroleras, con todos sus fierros. Fierros, fierros: desde tubos y taladro, hasta cañones y bombas. Y enemigos: Farc, Eln, Epl. También con fierros y fierros: tatucos, minas quiebrapatas, fusiles AK-47. El petróleo se ha convertido en una pesadilla sangrienta. Hoy hay comunidades de indígenas y de campesinos al borde de una explosión mayor. En los límites con Ecuador, en la cuenca de los ríos Cuembí y Teteyé, hay un cabildo nasa kiwna chab. La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) dio permiso al Consorcio Colombia Energy para la explotación del crudo y hoy hay instalados 39 pozos y tres baterías cuyos efectos sobre acuíferos, destrucción de bosque, destrozo de humedales y exposición de las comunidades a la guerra han obligado a una protesta indígena que se generaliza a medida que el Gobierno se hace el desentendido. El desprecio de la gente es criminal.

Las instituciones, tan pomposamente nombradas para otras cosas, se hacen las pendejas hasta que la gente salta y se toma una trocha e impide el paso de las tractomulas cargadas de crudo. Es la señal de la guerra. El Esmad entra a romper huesos, sacar ojos y descabezar dirigentes. La gente de Teteyé lleva 90 días de paro. La guerrilla, que no es legión de ángeles, ha hecho y deshecho con tractomulas y oleoductos: el petróleo crudo —nata espesa, negra y plástica— corre por caños y cañadas, inundando chucuas y contaminando acueductos. El olor de aceite quemado es insoportable, el agua potable se agota, la gente se enardece. Las petroleras dicen que no tienen condiciones objetivas de seguridad para resolver el problema, aunque sea su obligación. Pero patalean con cinismo y cálculo; alegan que es culpa de la guerrilla. Pero no pueden atrincherarse detrás de ese argumento para dejar a la gente expuesta al abandono y al desastre con pérfidas intenciones políticas que terminarán incendiando el Putumayo.

Grandes represas: Elefantes blancos, caros y hasta premiados. ¿Aprenderemos la lección?

Estándar

Por Astrid Puentes Riaño, codirectora ejecutiva de AIDA, @astridpuentes

http://www.aida-americas.org/es/blog/grandes-represas-elefantes-blancos-caros-y-hasta-premiados-%C2%BFaprenderemos-la-lecci%C3%B3n

08-septiembre-2014

Cualquier tonto inteligente puede hacer cosas más grandes, más complejas y más violentas. Se necesita un toque de genialidad —y mucho coraje— para moverse en la dirección opuesta. (Albert Einstein)

La semana pasada y en el marco de la Semana Mundial del Agua, Estocolmo entregó como cada año el Premio del Agua. En esta ocasión, el galardonado fue el profesor John Briscoe “por su sin igual contribución al manejo global y local del agua”. Briscoe es uno de los mayores promotores de las grandes represas en el mundo. Ha sido asesor de diferentes gobiernos, director de la oficina en Brasil del Banco Mundial y Gerente de Agua de esa institución.

Foto: John Briscoe junto a la represa Benmore en Nueva Zelanda. Fuente: http://www.senseandsustainability.net

Al ser entrevistado sobre el premio, el ahora profesor de Harvard declaró estar sorprendido y dijo que se trata de “un reconocimiento a un grupo de personas que trabaja en manejo del agua” combinando investigación y aplicación de políticas públicas.

Confieso que, al igual que Briscoe, yo también recibí con sorpresa la noticia. Me sorprendió profundamente porque Estocolmo es una ciudad que se precia de ser sustentable. Es la capital de Suecia, un país que lleva más de 40 años sin construir una gran represa, cuyos cuatro ríos principales están protegidos, y que prohíbe mayores desarrollos.

Me sorprendió además que se premie al Sr. Briscoe pese a toda la evidencia científica y empírica que demuestra que las grandes represas no son un buen negocio, que causan graves daños ambientales y a las comunidades, cuyos costos superan los beneficios que brindan, y que contribuyen seriamente al cambio climático.

Aclaro que se no trata de algo personal contra el Sr. Briscoe. Es mas bien un asunto de coherencia. Me desconcierta que un galardón creado para honrar las contribuciones a la conservación y protección de los recursos de agua fresca y al mejoramiento del bienestar de las personas y ecosistemas, haya laureado precisamente la promoción de las grandes represas.

Me sorprende que tecnología y soluciones de energía del siglo pasado, cuya ineficiencia e inviabilidad económica se ha demostrado sistemáticamente, aún sea motivo de premios. Me preocupa además que como sociedad no hayamos aprendido la lección y estemos encaminados a seguir promoviendo masivamente este tipo de infraestructura.

Foto: Vista aérea de la construcción de la represa Belo Monte en la Amazonía brasileña. Crédito: AIDA.

En AIDA llevamos más de 10 años trabajando en casos de impactos por grandes represas.  Asesoramos a comunidades afectadas y ayudamos a gobiernos e instituciones internacionales a identificar mejores soluciones. En 2009, publicamos el informe Grandes Represas en América: ¿peor el remedio que la enfermedad?, el cual demuestra, a partir de cinco estudios de caso en diferentes países, que en América Latina estos proyectos ignoran las normas nacionales e internacionales, destruyen el ambiente y violan derechos humanos.

Además, junto con colegas de Brasil, representamos a comunidades afectadas por la represa Belo Monte ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Es un caso triste, emblemático y una prueba sólida de lo que no debe hacerse para producir energía. Es la punta del iceberg de lo que ocurre en América Latina, donde cientos de represas —casi 100 solo en la Amazonía— están planeadas para los próximos años.

El Premio del Agua 2014 también me recordó el estudio de la Universidad de Oxford ¿Deberíamos seguir construyendo más grandes represas?, publicado en marzo. En él se analizan a profundidad 245 grandes represas construidas entre 1934 y 2007 en 65 países de los cinco continentes. Los investigadores concluyen que “incluso sin contabilizar los impactos negativos en la sociedad humana y el ambiente, los costos reales de las grandes represas son demasiado altos para brindar un retorno [de inversión] positivo”.

Este estudio demostró que el 96% de las grandes represas cuesta más de lo inicialmente presupuestado y que ocho de cada 10 de ellas superan el tiempo previsto de construcción.  Los sobrecostos y las demoras se aplican sin importar el lugar del mundo donde se implementen, la entidad que las financia o cuándo se construyeron.

Es decir que, en 70 años de desarrollo de las represas analizadas, no hemos aprendido de los errores del pasado. Pero nunca es tarde y ahora es el momento perfecto.

Foto: Vista aérea de la represa Kariba, ubicada entre Zambia y Rhodesia, ahora Zimbabwe (cerca de 1965). Crédito: Paul Popper/Popperfoto — Getty Images. Fuente: The New York Times.

Así lo ha demostrado otro gran gurú de la construcción de represas: el Sr. Thayer Scudder, con casi 60 años de carrera profesional. Tras haber sido un férreo defensor de los beneficios que en su criterio las grandes represas traen, en especial a las comunidades más pobres, Scudder cambió de opinión. A sus 84 años, reconoció que “las grandes represas no solo no valen lo que cuestan, sino que muchas de las que están en construcción ‘tendrían desastrosas consecuencias ambientales y socio-económicas’”. Así lo admitió hace poco según lo escrito por Jacques Leslie en su editorial del New York Times.

El giro de 180º de Scudder me lleva a otra de las conclusiones del estudio de Oxford: Una de las razones por las que los costos y tiempo de construcción de las grandes represas son subvalorados es el excesivo positivismo de quienes las planean.

Entiendo que las personas seamos positivas. Sin embargo, negar la realidad es otra cosa y premiar esa negación, supera los límites.

Así que felicito al Sr. Briscoe por un premio que sorprendió a más de uno. Lo hago solo con la esperanza de que este premio sea el comienzo del fin de las grandes represas. El galardón otorgado la semana pasada debería ser lo último que veamos en la promoción de las grandes represas.

Espero, por el contrario, que ahora y por fin tengamos la genialidad y el coraje de considerar las verdaderas oportunidades viables de energía que existen, aquellas que en el mediano y largo plazo son más baratas y que realmente podrían contribuir a solucionar las emergencias energéticas que enfrentamos. Que así sea para que el remedio no resulte peor que la enfermedad.

Hidrosogamoso inunda el futuro e historia de pueblos tradicionales del Rio Sogamoso

Estándar

MOVIMIENTO SOCIAL EN DEFENSA DEL RÍO SOGAMOSO

Sin respetar el caudal ecológico inició el llenado de la represa Hiddrosogamoso en Colombia. Las comunidades afectadas, indignadas por el engaño, bloquearon la vía entre Bucaramanga y Barrancabermeja el día de ayer.


Llegando la noche del 7 de junio de 2014, las comunidades ribereñas del Río Sogamoso, nos dimos cuenta que ya había llegado la hora cero del momento del inicio del llenado y con él la disminución del caudal de nuestro Río Sogamoso; fue una noche larga de mucha nostalgia en lo que ya no había vuelta atrás, las lágrimas recorrían nuestro rostro y la tristeza empezó a notarse entre los que ya imaginábamos lo que iniciaba con esta Represa, la empresa Isagen había anunciado semanas antes que el llenado se haría primero cerrando un túnel completamente y el segundo se haría de manera gradual siempre manteniendo el caudal ecológico del Río que no podía quedar a menos de 80m<sup>3</sup>/S, sin embargo eso no pasó, a las 3 de la mañana con linternas nos dimos cuenta como el río estaba quedando seco, el impacto fue tan grande para aquellos que decían eso no fue lo que nos dijeron, nos engañaron, nos mintieron, nos mataron el Río, el llanto se apoderó de los que poco a poco se acercaban y veían este ecocidio; las palabras no salían, el dolor se apoderaba de nuestro corazón. Pasada las 5 am. Del 8 de junio de 2014, ya los rayos de luz nos mostraban con mayor claridad, iniciamos a tomar los fotos y videos, porque sin pruebas no hay delito, es lo que dicen las autoridades…

La indignación, el dolor, el daño psicológico se apoderó de las comunidades ribereñas, al ver que nuestro mayor empleador el que nos alimentó, nos dio trabajo, recreación por muchos años estaba seco, se podía cruzar de piedra en piedra al otro lado. Por esta razón se tomó la decisión de realizar vías de hecho, parar la vía que comunica la ciudad de Bucaramanga con Barrancabermeja, donde se solicita a las autoridades competentes que se hagan presentes para dar una pronta solución a lo que ya se venía manifestando y anunciando. Que del muro hacia abajo hay afectaciones, impactos y daños, hoy lo vimos y ya es irreversible.

Lo ocurrido según la gerente del Proyecto María Luz Pérez, fue un inconveniente en lo técnico en los equipos que operan la compuerta del túnel que estaba regulando el caudal y que no hubo más remedio que bajarla. La muerte del Río Sogamoso duró aproximadamente desde la media noche hasta las 5 de la tarde del 8 de junio de 2014. La Señora María Luz Pérez, Manifestó que esto no había causado un daño grave, que el registro que ellos tenían era de sólo cien peces muertos de talla, porque los que no tienen la talla no se cuentan, entonces que podemos esperar para el futuro de nuestros hijos por parte de ISAGEN, ya que no están teniendo en cuenta los peces pequeños? Fueron miles los muertos.

Desde el 28 de abril de este año, nos unimos al Paro Nacional Agrario, Étnico y Popular, en la que los afectados hemos venido pidiendo en diferentes espacios y ante diferentes instituciones y entidades públicas y privadas no una y no por primera vez ser incluidos en el censo como afectados directos del proyecto, pero las respuestas son de parte de Isagen, que no hay ninguna afectación aguas abajo del muro y por lo tanto no hay un daño que reparar, y las demás entidades e instituciones que no es de su competencia contemplar estos impactos.

 Tomado de: http://www.redlar.net/noticias/2014/6/9/Comunicados/hidrosogamoso-inunda-el-futuro-e-historia-de-pueblos-tradicionales-del-rio-sogamoso/Imagen

http://veredasogamoso.blogspot.com/

U`was llegan a minímos acuerdos con el gobierno y piden apoyo de toda la comunidad por la defensa de su vida y cultura

Estándar

Cubara, Boyacá 2 de mayo de 2014

 

COMUNICADO A LA OPINION PUBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL

La Nación U’wa informa que, en reunión sostenida con el gobierno del Estado colombiano realizado el día 1 de mayo en territorio ancestral y después de un debate por más de 11 horas es claro que los intereses del gobierno y las empresas extractoras de los recursos naturales está por encima de la vida, la integridad de los pueblos ancestrales del gran territorio sagrado U’wa y de los habitantes de esta región de frontera.

El oleoducto caño limón Coveñas sigue afectando gravemente al medio ambiente, territorial, espiritual, cultural y pone en riesgo la vida del pueblo U’wa en medio del conflicto armado que se vive en esta región del país.

El oleoducto caño limón Coveñas es nuevamente objeto de atentado ocurrido el día 01 de mayo, en el sector la blanquita territorio del resguardo unido U´wa, y las afectaciones al igual siguen siendo las mismas por los daños de la petrolera, la presencia militar y demás actores armados que colocan las grandes amenazas en la vida del pueblo u´wa, así mismo persiste las violaciones a los derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas.

Como si eso fuera poco, en el marco de una política minero energética se siguen expidiendo las licencias ambientales en un proceso acelerado para las intervenciones dentro de los bloques Sirirí y Catleya ubicados en territorio U’wa.

Los procesos exploratorios y las diferentes etapas que cursan estos megaproyectos petroleros se reafirman una vez más que el Estado colombiano y las empresas no solamente se apropian de los recursos naturales si no también se hacen dueños del territorio como el caso de caño limón en Arauca, pozo Gibraltar y el punto Magallanes ubicados en el departamento de Norte de Santander con un área de influencia directa e indirecta para garantizar las labores industriales y que conlleva al inicio del deterioro del río Sagrado Cubugón que abastece al departamento de Arauca.

Es de gran preocupación para la Nación Uwa las diferentes formas en que se vienen interviniendo el territorio pero en especial el caso Magallanes por cuanto las afectaciones no solamente es para los uwa, sino para todos los pueblos de esta región del país y parte de la República Bolivariana de Venezuela  ya que los ríos Cubugon, Margua y Cobaria son los principales ríos que abastecen  al rio Arauca que desembocan en la Macro Cuenca del Orinoco.

Las afectaciones físicas no solamente se evidencian, sino que también la ruptura de los ciclos biológicos, la interrupción de los canales de comunicación entre el mundo material y espiritual no permiten el cumplimiento eficaz  del trabajo real de nuestros mayores y se coloca en peligro la propia vida física de nuestras autoridades tradicionales y la cultura en general.

Es evidente que todo lo anterior no le interesa a las empresas ni al gobierno del Estado colombiano, al igual las vías legales y jurídicas favorecen a los intereses del gobierno y las empresas extractivas.

La Nación Ancestral U´wa, ratifica la posición de defensa y resistencia en nuestra justa y humilde causa. El día de ayer no encontramos otra opción, que dar vía libre a la reparación del oleoducto caño limón coveñas para no permitir  que nuestro pueblo Uwa y hermanos de los sectores sociales de Cubará y el departamento de Arauca que se encuentra en el punto la China y Magallanes fueran desalojados violentamente y volver a vivir los hechos sucedidos en enero del 2000.

Por último se llegaron a unos mínimos acuerdos en el marco de la sana convivencia y contribuyendo a la paz, a la integridad y la armonía, y sobre esta base esperamos el fiel cumplimiento del gobierno nacional a lo pactado.

En un mes nos volveremos a reunir la Nación U´wa y el gobierno nacional para evaluar el avance de los compromisos, y la toma de nuevas decisiones. Asi mismo se suspende las operaciones en el bloque Magallanes por el termino inicial de 1 mes, tiempo en donde la comisión técnica integrada por miembros de la nación u´wa, órganos de control y veeduría, delegados del gobierno nacional con veeduría de la comunidad internacional realizarán el estudio de verificación y ratificación de las afectaciones causadas a la nación U´wa.

En cuanto a los títulos coloniales, se nombra la comisión para realizar el proceso de estudio y reafirmación del derecho legítimo sobre nuestras tierras sagradas.

En cuanto a Parques Nacionales ratificamos el posicionamiento claro al derecho sobre las tierras y sitio sagrado y no aceptamos la coadministración.

Se continuará con el proceso de constitución, ampliación y saneamiento del resguardo U´wa. La Nación U´wa ratifica que no renunciará al derecho sobre las tierras que están en manos de las empresas extractoras y mineras. Caso Gibraltar y Magallanes.

Finalmente la Nación U´wa solicita el apoyo nacional e internacional como garante en este proceso de lucha y resistencia para el alcance de nuestras metas como pueblo ancestral.

 

ASOCIACION DE AUTORIDADES TRADICIONALES Y CABILDOS U´WA

ASOU´WA

 

PROPUESTAS DE LA NACION UWA AL GOBIERNO COLOMBIANO

CUBARA, BOYACA 25 DE ABRIL DE 2014

 

“…De la ya extensa exposición histórica y doctrinal puede la SALA llegar a concluir sin lugar a dudas que las tierras de los Resguardos indígenas jamás pertenecieron ni a la Corona española, ni a la República de tal suerte que mal puede hablarse de que dichas tierras salieron del patrimonio nacional en cualquier época”. (Consejo de Estado – Fallo del 6 de julio de 1972, en el Ordinario de Minas instaurado por Acerías Paz del Río S.A., contra Cementos Boyacá S.A.)”

 

En el marco del proceso de resistencia y el derecho legítimo a expresar la acción colectiva como mecanismo hacia la reivindicación y defensa de nuestro derecho Histórico Patrimonial Milenario, es relevante identificar y valorar momentos trascendentales que han marcado hitos en la historia del etnocidio, genocidio  y ecocidio de la nación U’wa y de los Pueblos ancestrales existentes en esta región del País (Makaguan, Sikuani, Hitnú, Betoy e Ingas) y los reiterativos engaños a nuestra nación por el Estado Colombiano.

 Entre ellos mencionamos  algunos, como ejercicio de memoria histórica y que fundamentan nuestras exigencias:

 

1.    El despojo de nuestro territorio ancestral a raíz del proceso de colonización irracional e indiscriminada. Hechos que datan desde la conquista, la colonia y en la república.

2.    La intervención de la Iglesia Católica en nuestro territorio ancestral, auspiciado por el Estado colombiano, concediendo autoridad  legal para el debilitamiento y desaparición de nuestra cultura milenaria.

3.    La titulación de nuestro territorio ancestral sagrado a campesinos por parte del gobierno en cabeza del INCORA, con la implementación de la mal llamada reforma agraria.

4.    Las Concesiones minero energéticas del Estado Colombiano y sus gobernantes de turno  a las empresas extractivas multinacionales y nacionales para adelantar estudios de prospección y explotación de recursos naturales en territorio ancestral U’wa, desconociendo la Ley de origen.

5.    Engaños sistemáticos del Estado Colombiano, de Occidental de Colombia –OXY- y Ecopetrol para adelantar el proyecto SIRIRI Y CATLEYAS (Bloque Samoré). Recordamos los hechos sucedidos el 10 y 11 de enero de 1995 en la ciudad de Arauca.

6.    El engaño del Estado Colombiano con la delimitación del territorio ancestral de la Nación U’wa y el no reconocimiento de los Títulos Coloniales, creando Resguardos a complacencia de los futuras concesiones minero energéticas. Como ejemplo identificamos la expedición de la resolución 056 del 6 de Agosto de 1999 del Resguardo Unido U’wa y donde concedieron licencias ambiental a la Occidental de Colombia para que se iniciaran trabajos de prospección petrolera en territorio ancestral Uwa.

7.    El apoyo irrestricto del Estado Colombiano, a través del aparato militar e instituciones gubernamentales, para que las empresas petroleras incursionen al territorio ancestral U’wa.

8.    El incumplimiento y el silencio cómplice del Estado Colombiano a la exigencia del derecho histórico patrimonial  milenario de la Nación indígena U’wa demandados en un documento entregado en octubre del año 2006 al gobierno nacional.

9.    Ingreso de equipos y maquinaria pesada a los puntos Gibraltar y Magallanes pertenecientes al Bloque Sirirí y Catleya. De igual forma el gobierno ha facilitado el incremento de la fuerza militar para salvaguardar los intereses de las empresas multinacionales.

10. Uso de las instituciones y órganos del Estado para reestructurar la legislación a favor de los intereses de las compañías extractivas de recursos naturales.

11. La inaplicabilidad de las normas nacionales e internacionales que amparan los derechos fundamentales de la Nación U’wa en materia territorial,  cultural, social y ambiental: Constitución Política de Colombia, Convenio 169 de la OIT, Auto 004 de 2009, entre otros.

12. Las víctimas causadas en el proceso de resistencia como los tres Indigenistas Norteamericanos, los líderes U’wa Álvaro Salón, Siwakubo Bocota, Rukuiso Bocota y los niños desaparecidos en el desalojo en el año 2000 en el sitio Canoas Norte de Santander; señalamientos y criminalización de la protesta social, colocando a la dirigencia política y social de la Nación U’wa en situaciones altamente vulnerable.

13. El desequilibrio de la madre tierra ha conllevado a la destrucción y contaminación, al debilitamiento cultural, espiritual, territorial y social de los pueblos ancestrales.

14. Finalmente, la falsa creencia al país que al gobierno le interesa la problemática de la nación U’wa, cuando en la práctica se observa que los intereses del Estado Colombiano es por la reparación del Oleoducto Caño Limón Coveñas. Prueba de ello es que no ha comisionado un equipo técnico interdisciplinario para la inspección del proyecto Magallanes, pero si movilizó todo el equipo de gobierno para atender la reparación del oleoducto.

 Asimismo, para nuestra Nación U’wa es evidente que los proyectos extractivos son los que han generado las más estridentes violaciones a los Derechos Humanos, al Derecho Internacional Humanitario, a nuestros derechos territoriales, culturales y ambientales. Son los proyectos petroleros los generadores del incremento de la fuerza militar y del conflicto armado, y los que están conllevando a la desintegración social y a la desaparición física, cultural y milenaria de la Nación U’wa y los demás pueblos Indígenas de Colombia.

 Bajo este lamentable e indigno contexto y considerando que el Estado Colombiano continúa desconociendo nuestras exigencias, la Nación U’wa expresa que no renunciamos al derecho de resistencia por cuanto es un instrumento legítimo que nos permite tutelar derechos colectivos territoriales, culturales y ambientales; a fin de garantizar la existencia U’wa y la de los demás pueblos para proveer a las futuras generaciones un ambiente sano con recursos naturales que posibilite su pervivencia en el planeta azul.

 Por lo tanto la Nación U’wa exigimos los siguientes derechos fundamentales consagrados en la Constitución y la Ley:

 1.       TERRITORIO

1.1.        Entrega oficial a la Nación U’wa por parte del Gobierno Nacional los títulos Coloniales de la Nación TUNEBO hoy nación U’WA. Concedida esta petición proceder con el trámite administrativo de la reestructuración del Resguardo de acuerdo a los títulos Coloniales.

1.2.        Ampliación, constitución y asignación presupuestal para el saneamiento total del Resguardo Unido U’wa (caso comunidad Uwa  de Santa Marta y los Besua-Pedrazas).

1.3.        Entrega inmediata por parte del INCODER el título traslaticio de dominio debidamente registrado en el Circulo Registral de cada jurisdicción territorial de los predios y mejoras adquiridos en desarrollo del proceso de saneamiento y recuperación de territorios ancestrales.

2.     PARQUES NACIONALES NATURALES

Mediante acto administrativo exigimos al Gobierno Nacional confirmar y ratificar la autonomía plena de la Nación U’wa sobre el territorio de Resguardos ordenando a Parques Nacionales no intervenir con programas y proyectos esta jurisdicción territorial. Lo anterior teniendo en cuenta que el mismo está amparado por los principios constitucionales, legales, usos y costumbres de la Nación U’wa de inalienable, imprescriptible e inembargable.

3.     PROYECTOS EXTRACTIVOS

3.1.        Se exige el “respeto absoluto de las tierras inmersas en el resguardo colonial de Tierradentro de la nación tunebo (U’wa) y del resguardo indígena Unido U’wa ampliado mediante la resolución No. 056 del 6 de agosto de 1999 expedida por el INCORA.

3.2.        La cancelación del proyecto petrolero del pozo Magallanes en la vereda Troya, Municipio de Toledo en Norte de Santander y demás concesiones minero energéticas presentes en los TERRITORIOS ANCESTRALES.

3.3.        Levantamiento de la infraestructura ubicada en el pozo Gibraltar por cuanto se encuentra en territorio ancestral, Fincas de Bella Vista y Santa Rita, propiedad colectiva de la Nación U’wa.

3.4.        Garantizar la integridad territorial,  los derechos humanos y ambientales de la Nación Uwa  por el paso del Oleoducto Caño Limón Coveñas y del gaseoducto Transoriente.

4.     VEEDURIA DE LOS ÓRGANOS DE CONTROL

4.1.        Solicitamos y exigimos a la Defensoría del Pueblo asignar defensores públicos como veedores o garantes en las acciones legales a interponer por la nación U’wa, para la anulación de licencias ambientales y títulos mineros que existen en jurisdicción del territorio ancestral.

4.2.        Hacemos un nuevo llamado a los órganos de control nacional e internacional a realizar seguimiento a las exigencias consignadas históricamente por los Uwas y que a la realidad de hoy continúan teniendo plena vigencia, máxime cuando  la Honorable Corte Constitucional mediante el Auto 004 de 2009 sentencia que la Nación U’wa está en peligro de desaparición física y cultural.

5.     RESARCIMIENTO A LOS DAÑOS AMBIENTAL, SOCIAL Y CULTURAL DE LA NACIÓN U’WA.

El Estado colombiano tiene deuda social histórica con la Nación U’wa por el etnocidio, genocidio  y ecocidio, por lo tanto solicitamos la mitigación a cada uno de los impactos referenciados cuyo monto es incalculable, pero en aras de marcar un punto de referencia de la historia de resistencia de los pueblos milenarios exigimos la suma de 2 billones de pesos.

6.      OLEODUCTO CAÑO LIMÓN COVEÑAS DENTRO DEL RESGUARDO UNIDO UWA QUE VIENE AFECTANDO DESDE SU CREACION.

Señores del Estado y Gobierno Nacional, a fin  de contribuir y sumar esfuerzos a la paz, la justicia, la armonía y la sana convivencia, esperamos del Gobierno Colombiano las respuestas y las acciones que demuestren la voluntad y la materialización real de nuestras exigencias de la Nación U’wa. Dicha materialización de las justas pretensiones de la nación U’wa, debe ratificarse mediante acto administrativo expedido por el Presidente de la república de Colombia, como garantía al efectivo goce de nuestros derechos territoriales y el cabal cumplimiento por parte de las entidades del estado colombiano. Mientras tanto nos mantendremos en acción colectiva pacífica.

 

 

BLADIMIR MORENO TORRES                               EDGAR TULIVILA

Presidente del Cabildo Mayor                              Presidente Ascatidar

Asociación Uwa

  

NACIÓN U’WA EN DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y LA PERVIVENCIA DE LOS PUEBLOS

PRESENTE